lunes, 12 de mayo de 2008

HACIA EL RESCATE DE LA PRODUCCION LITERARIA DE LA MUJER NORTEÑA

Por : Graciela Zárate León

ESCENARIO HISTORICO CULTURAL DEL NORTE DEL PERU

Como la vida, el arte de la palabra es misterioso y mágico. Es un suceso interior en el que se condensa la historia del yo íntimo de una persona y la esencia de sus raíces familiares y sociales, todo lo cual va dando forma al contenido poético que va manifestándose en palabras-verso, palabras- narración, palabras-diálogo tejiendo piezas multicolores de la emoción, del sentimiento, de los ecos intensos de la Vida y del Universo.

Creo, en consecuencia, que es necesario conocer el escenario cultural dentro del cual cobra vida la Agrupación de Escritoras Norteñas, escenario histórico que presento suscintamente haciendo referencia a dos de sus momentos más significativos: el más antiguo y el actual.

La costa norte del Perú acusó un continuo desarrollo cultural a partir del 8º siglo d.C. que culminó con el surgimiento de una de las sociedades complejas más importantes del mundo andino: el Estado Chimor, cuya sólida administración central le permitió gobernar toda una confederación de cacicazgos extendidos desde Tumbes al norte, hasta Carabayllo (Lima), al sur. Su capital política, administrativa y religiosa fue Chan Chan, la famosa ciudad de barro. Sus inicios y desarrollo abarcaron un espacio de 650 años aproximadamente (850 d.J- 1470 d.J).

Esta parte de la historia del Norte peruano está circundada por una serie de leyendas que hablan sobre el origen de los pueblos norteños, su organización y cultura. Se conoce hoy que esta zona sufrió una gran sequía por efectos del Fenómeno del Niño sumada a movimientos tectónicos que produjeron colapsos agrarios. Pero al recuperarse empezó a extender sus dominios hasta el río Santa por el Sur y el río Jequetepeque por el norte, alcanzando gran esplendor que se tradujo en una nueva extensión de sus dominios llegando hasta Lambayeque por el norte y hasta Lima por el sur, consolidando así un vasto imperio.

Alrededor del año 1470 Chimor fue conquistado por los incas y el otrora imperio quedó reducido a un cacicazgo local tributario del Inca.

Chimor fue tierra de artesanos, de orfebres y tejedores excepcionales, y de una arquitectura sorprendente, que habla de un gran desarrollo urbanístico.

Esta región norteña en los tiempos de la Colonia y la República mantuvo su status cultural en manifestaciones variadas de expresiones artísticas de las cuales se conservan valiosos exponentes.

Trujillo, actualmente, es la ciudad que va a la vanguardia de movimientos artísticos y literarios en la zona del norte del Perú. Destaca en ella la presencia de hermosas casonas de arquitectura colonial o de comienzos de la república; Trujillo es tierra de festivales de la canción y de la primavera; es una ciudad donde cobra vida el teatro, el ballet, la pintura. Alrededor de ella y enmarcando con mucha nobleza el norte serrano del país, encontramos a Cajamarca, ciudad múltiple en sus expresiones de cultura y con una fisonomía muy personal; también, muy dinámica en el trabajo creativo, a través del tiempo.

No podemos dejar de nombrar a Lambayeque y Chiclayo, que constituyen parte de esta columna vertebral norteña y que hoy por hoy, se nos revela como una zona de sorprendentes vestigios de tiempos antiguos, tierra del Señor de Sicán y del Señor de Sipán, vestigios que son admirados en el mundo entero y que impulsan la investigación de este brillante pasado.

Todos los pueblos norteños están hermanados en sus rasgos culturales históricos. Y extendemos esta apreciación a Piura y Tumbes, sin olvidar la zona norte de la selva, que hoy, más que nunca, está manifestando la diversidad de su cultura y de su creatividad, constituyendo así uno de los laboratorios vivientes más importantes del mundo por la presencia de muchas lenguas y por ende, de culturas sorprendentes a medida que se van estudiando.

Dentro de este macizo bloque de territorio cultural visto panorámicamente, nace la AGRUPACIÓN DE ESCRITORAS NORTEÑAS.

¿CÓMO SE GESTA LA AGRUPACION Y POR QUÉ ES DE MUJERES?

Un grupo de mujeres cajamarquinas, entusiastas profesionales y poetas, concretan un Encuentro en su querida ciudad natal. Después de conversaciones amistosas y significativas por su trascendencia, y coincidiendo con los Quinientos Años del Encuentro de Dos Mundos, en Cajamarca, donde se iniciara el mestizaje, se funda la Agrupación de Escritoras Norteñas del Perú, el día 7 de agosto de 1992. Se fija la ciudad de Trujillo como sede de la Agrupación en atención a su dinámica cultural, al desarrollo alcanzado y a su ubicación geográfica.

El 25 de febrero de 1993 se funda el núcleo de La Libertad en la ciudad de Trujillo, con un grupo de 30 mujeres intelectuales. La mayoría de ellas tiene como carta de presentación su obra escrita, aunque inédita en algunos casos, y también publicaciones en revistas y periódicos.

A partir de este momento se trabaja por la extensión de estos núcleos naciendo el de Lambayeque, Chiclayo, Piura, Sullana, Tumbes, Chimbote y en este momento, estableciendo contactos más vitales con Iquitos y Tarapoto.

El objetivo central de esta Agrupación es “ rescatar esa obra literaria escondida o callada, y buscar la evolución del pensamiento y sentimiento de la mujer norteña del siglo XX, yendo al rescate de una identidad regional con la certeza de que buscando esas identidades comunales será más seguro el camino para encontrar al Perú. También se define que es imperativo trabajar con el Norte peruano”.

Desde entonces es muy valioso cada paso de avance en el descubrimiento del arte de las mujeres que escriben en esta región. Se aprecia que existe un potencial intelectual vasto e interesante que, creemos, aún no ha sido estudiado en toda su hondura literaria y profundidad humanística. Creemos que éste es otro de los retos que exige respuestas con mayor investigación y con análisis críticos.

Cada núcleo de la Agrupación tiene su equipo directivo. Trujillo, como sede central ha organizado dos Encuentros y realizado dos concursos literarios dirigidos a las mujeres de la región. En ambos casos la convocatoria ha tenido una respuesta amplia y los resultados han sido muy satisfactorios.

El año 1995 se publicó la primera “Antología de Intelectuales Norteñas del Siglo XX”, con auspicio de la Municipalidad Provincial de Trujillo. Contiene 92 poemas, 09 cuentos, 12 ensayos, 12 artículos periodísticos y 06 composiciones musicales. Una segunda antología lleva como título “Parva al viento”, fue publicada el año 2004. Contiene los trabajos premiados en esta convocatoria, y son: 05 poemas, 06 narraciones, 05 artículos periodísticos y , 06 ensayos.

Dos mujeres que cumplen una especial función en la Agrupación de Escritoras Norteñas a nivel regional son Teresa Guerra García de Rodríguez Nache y Elia Alvarez del Villar Revoredo, excelentes personas, destacadas profesionales y escritoras, reconocidas por su dedicación y entrega al arte y a la cultura. Ellas firman estas dos antologías, garantizando con su rúbrica el contenido de las mismas.

Poetas que realzan con su presencia y obra estas antologías son: Giuliana Aguirre Cevallos (Chiclayo), Elia Alvarez del Villar (Trujillo), Fanny Amaya de Castro (Chulucanas), Estrella Arroyo de Guedes (Paiján), Ligia Balarezo Mesones (Chimbote), Anabel Calderón Figuerola (San Pedro de Lloc), Elvira Castro de Quiroz (Piura), Olga Collazos de Gutiérrez (Cutervo), Magdalena de la Fuente (Pacasmayo), Laura Graus de La Cruz (Chao-La Libertad), Lucy Iparraguirre de Mantilla (Cajabamba), Maruja Tafur (Chepén-La Libertad), Nelly Fonseca Recavarren (Pacasmayo) y muchas otras escritoras, periodistas, narradoras y ensayistas que realzan con su obra poética la creatividad literaria del Norte del Perú.

Las mujeres de este Perú profundo cantan al amor en sus diferentes matices, se canta a Chan Chan y a las huacas del Sol y de la Luna en un intenso nocturno heroico, presentan una muestra emblemática de la mujer madre, unas cholitas serranas aparecen en cálidos romances, nos dicen también cómo nace una poeta y cómo enrumba hacia el arte con su vuelo de gaviota; las poetas norteñas cantan a los puertos y al mar , nos dan el semblante de una niña buena en un inquieto romance de finuras y alegrías, hacen preguntas existenciales sobre la libertad de la mujer y sobre su condición de ave doméstica “que tiene las alas plegadas sujetas por una extraña y propia voluntad”, expresan profundos dolores ante los estertores que anuncian la muerte de los seres amados, perfilan los pueblos y sus épocas de gloria, hacen de las palabras armónicos mensajes para el alma de los niños, convierten en murmullos incansables el color brillante de las luciérnagas y el camino de la jornada larga de las hormigas. En el verso de las poetas místicas se nombra a Cristo como símbolo del alma que aspira a la paz en mérito a su Alianza con los hombres, se reconoce y se respeta a las mujeres que han hecho historia con su pluma y su voz, nos muestran la poesía de una niña merluza que está en peligro.
Alzan su palabra de protesta ante la injusticia social frente a los niños de nuestra patria, frente a la violencia y machismo aún presentes en nuestro contexto social.

Diversos tonos, diversos estilos, diferentes tiempos, infinitas vivencias… La mujer escritora norteña tiene diferentes líneas, muchos caminos para manifestar la intensidad de la Vida.

El año 2005, el Alcalde de Trujillo, Sr. José Murgia Zannier, declaró por Resolución Municipal, el 08 de Julio como el Día de la Escritora Norteña, manifestando en su discurso que invitaba a todos los alcaldes del Perú a localizar y reconocer el valioso aporte de la mujer norteña de todos los pueblos y departamentos.

En esta onda cultural del siglo XXI hay, pues, un llamado urgente para dirigir la mirada hacia cada lugar de nuestro Perú profundo y auscultar en ellos la presencia de la mujer artista de la palabra para rescatar sus creaciones, porque en ellas está presente siempre el alma viva de la humanidad y de los pueblos y su visión es el complemento necesario para rescatar nuestra identidad nacional.

Tomaré unas palabras de Jaime García Maffla, escritor colombiano, acomodándolas para cerrar este momento de enlace poético, y como agradecimiento a todos ustedes su fineza como escuchas:

“No se puede definir la poesía, sino solo atisbarla, cercarla, señalarla, experimentarla, ir hacia ella en la contemplación o hacerla una con nuestra mirada, ir hacia su materia hecha de palabras, de emoción y de visión. Pero sí podemos decir “esto es poesía” por lo que lleva o trae hasta nosotros, por lo que es a nuestro corazón y lo que hace su vuelo y su actuación, su acción y su hálito en nuestro espíritu.
Ella nos permite evocar otras regiones y otros seres, otras formas y modos de vida… nos permite la ensoñación. La poesía es nuestro ir con otros en la vida, hacer los días con intensidad y abrir nuestro ser profundo a todos los instantes del tiempo y convertirlos en transparencia de afectos y de conmociones cargadas de nobleza”. En ese camino de la belleza literaria, nos suscribimos como Agrupación de Escritoras Norteñas del Perú.

Muchas gracias.


Ponencia presentada en el IV encuentro Nacional de Escritores “Manuel Jesús Baquerizo”, auspiciado por el Instituto Nacional de Cultura –Ica
Visión de las literaturas regionales del Perú.

2 comentarios:

betsypress dijo...

EXCELENTE PONENCIA DE LA FINA POETISA Y ESCRITORA NORTEÑA GRACIELA ZARATE LEON. RECOGE Y PRESRVA EL ACERVO CULTURAL TAN VALIOSO DE LAS MUJERES INTELECTUALES DEL NORTE QUE TANTO BRILLO DAN A ESA PRIVILEGIADA ZONA DEL PERU. EL LEGADO CULTURAL ANCESTRAL DEL REINO CHIMOR PERMANECE INCOLUME A TRAVES DE LOS SIGLOS CON UN SELLO QUE LO DISTINGUE EN LAS OBRAS LITERARIAS DE LAS AUTORAS Y POETAS NORTEÑAS. ESA DEFENSA DEL PATRIMONIO CULTURAL ORAL MERECE UN RECONOCIMIENTO DEL ESTADO QUE ES DEUDA A LA FECHA. COMO SOBRINA DE NELLY FONSECA RECAVARREN, SEÑERA FIGURA DE LAS LETRAS NACIONALES,AGRADEZCO LA REMARCABLE LABOR DE LA POETA GRACIELA ZARATE LEON AL MANTENER VIVA LA LLAMA ENCENDIDA POR NELLY, CUYO FUEGO INTERIOR NOS ILUMINA HASTA AHORA Y POR SIEMPRE. CON CARIÑO,
BETSY RECAVARREN, APRENDIZ DE POETA.

Bianca Pascuchelli dijo...

Es cierto que para poder entender la literatura del lugar hay que saber un poco del contexto histórico-cultural de la region del escritor. Yo era fanática de Alfonsina Storni y supe que para entender mejor sus poemas debía ir a la Argentina. Es por eso que busqué desesperadamente apartamentos en Buenos Aires que estuvieran cerca de la bblioteca nacional en Recoleta para poder ir cada día a leer algo de ella y preguntar a quienes saben. Creo que descubrí otra escritora luego de haber estado en el país. Es muy interesante hacer esto, ya sea con cualquier persona que admiren. Siempre lo mejor es ir a la fuente de origen!